sábado, 25 de octubre de 2014

Crónica Ironman Barcelona 2014



Hace apenas dos semanas Roberto disputo el Ironman de Barcelona, tras pasar una temporada un tanto mala, en la que los resultados no eran los esperados, solo quedaba una ultima oportunidad para tratar de arreglar el año y tomarse unas vacaciones. Robert se presento en la linea de salida con muchas dudas pero con la certeza de haberlo dado todo en los meses previos al Ironman, ahora solo faltaba plasmar los entrenos. Esta es la crónica escrita por el protagonista del "IRONMAN DE BARCELONA 2014"


Ironman Barcelona, 5 de octubre de 2014.


Siete días han pasado desde que cruzara la línea de meta, una línea que minutos antes de la salida no creía traspasar.
Primero comentar que esta temporada ha sido nefasta, ninguna prueba me ha salido bien, ha sido un autentico fracaso. Llegaban la pruebas y mi rendimiento no estaba ni al 50 % de los éntrenos, los sectores de bici apenas podía acabarlos debido a los calambres, problema éste que nunca había tenido y los sectores de carrera a pie…..mejor olvidarlos. Asi que este Iroman venia cargadito de presión!!

El lunes anterior a la prueba ya comenzaron los nervios, nervios que no me abandonarían hasta el primer kilómetro y medio de la natación. Cada día que pasaba era un sufrimiento de nervios, sentía tener un corazón como el de un niño pequeño, el estomago retorcido como si de una bobina de cobre se tratara. En fin, mas de lo mismo esta temporada, pero ahora multiplicado por diez mil!!!.

El jueves puse rumbo a Calella en compañía de mi Cuñado, el cual también participaba. Ya las cosas comenzaron a torcerse en el propio viaje, nos equivocamos varias veces durante el viaje. Mi cuñado me decía, y aquí cito textualmente, “No te preocupes Rober, toda la mala suerte nos va a tocar ahora y el día de la prueba todo genial”, Ya!!! Y yo q me lo creí…. Por la noche llegamos al hotel y hubo un poco de lío con la habitaciones, al final, jueves y viernes en una habitación, sábado y domingo en un apartamento, la mala suerte… A dormir!!

El viernes por la mañana nos fuimos al Servicio Técnico de Polar en Barcelona para recoger mi reloj Polar V800, a las 11:00 h estábamos allí, pero qué pasó, que olvide el cargador del reloj y tuvimos que esperar toda la mañana para que me lo cargaran a tope y así poder competir el domingo con él, otro poquito de lio. Por la tarde recoger dorsal y a preparar la bici.

El sábado por la mañana fuimos a la reunión técnica, luego comer y por la tarde dejar la bici y las bolsas de transición en la zona de Boxes, y sin más pena que gloria, a la cama para intentar dormir algo. Tengo que aclarar que las tres noches anteriores a la prueba no creo haber dormido más de tres horas.

Domingo, día D, día Ironman, día de cumplir sueños. Despertador a las 06:00 h y a desayunar. En el hotel había multitud de participantes de la prueba, creo que nunca he desayunado con tanto silencio, todo el mundo parecía estar “Acojonado”, pero bueno, desayuno lo normal y para la habitación a coger las cosas. A las 07:00 h salimos del hotel con dirección a Boxes. Al salir del hotel…, no nos lo creíamos, estaba cayendo la Tormenta del siglo, Rayos que parecían partir la tierra, ríos de agua bajando por las calles…, Pero no pasaba nada, lo dijo mi cuñado, la mala suerte se acabaría cuando comenzase la prueba. Del hotel a Boxes teníamos unos 700 metros, que fueron suficientes para que la lluvia nos empapase de arriba abajo. A las 07:30 h llegamos a Boxes y ya se rumoreaba la suspensión de la prueba. Minutos más tarde decidieron aplazar media hora la salida y esperar a que pasase la tormenta. Esa media hora de espera eterna me mató!! El corazón latía a 300 rpm, el estomago parecía ser el mejor nudo marinero, casi tenia ganas de que se suspendiera la prueba.
Son la 09:00 h y dan la salida a los Pros, yo tendría que esperar hasta las 09:17 para escuchar mi bocinazo, pero casi sin darme cuenta, Buuuuuuuuuu!! Al agua!! Primeros cien metros bien, sin golpes, pero pasada esa distancia….bufff, no podía ni respirar, me ahogaba, me entro una crisis de ansiedad tremenda, creo que debida a toda la tension d ela semana previa, pero no pasaba nada, ya había decidido que ni hoy, ni toda la temporada, iba a luchar por marca personal. Solución?, nadar a espalda!! Y así durante casi un kilómetro y medio alterno nado a croll con espalda para luego continuar hasta los 3.800 metros nadando tranquilo a crol (prueba de ello son las 119 pp medias durante este sector). Salida del agua en 1:10 h, pues no esta mal para lo tranquilo que he ido, pero bueno, ahora tocaba pensar en la bici, me dirijo a la carpa para coger casco, dorsal, zapatillas y de ahí, a coger la bici para recorrer los 180 km de un circuito bastante llano. KM 1, sí sí, habéis leído bien, Kilómetro 1, noto que la rueda se va deshinchando y … tubular pinchado, no me lo podía creer, (Aquí me acorde un poquito de mi cuñado, jejej). Me bajo de la bici y confirmo el pinchazo, pues se acabo, aquí doy por finalizada la prueba. Me siento en un bordillo mirando la rueda con la esperanza de que se reparase sola. Tras unos minutos un chico del publico me anima a cambiar el tubular, pero le digo que no, que es el km 1, que no merece la pena. El chico me vuelve a insistir y al final lo consigue, me convence y nos ponemos manos a la obra. (Para los que no lo sepan, los tubulares van pegados a la llanta, hay que pegarlos muy bien para que rueden finos, pero claro, si pinchas, tienes que despegarlos). Creo que os podéis imaginar el espectáculo. El chico tirando del tubular, yo de la llanta, la gente nos miraba como si nos estuviésemos peleando por la rueda y después de una dura pelea conseguimos despegarlo. Coloco el nuevo, sin pegar ni nada, a las bravas y rompo la bombona de Co2 para inflar la rueda y…., mitad fuera, mitad dentro. Ahora tengo que hacer 179 km con un tubular sin pegar y con 3-4 kilos de presión, una locura, pero no había mas, “Es lo que hay”. Pero a partir de aquí, lo disfrute!, a partir de aquí, me emocione!. Rober y su Merida iban a sacar todo el entreno del año, y salio!! Vaya que si salio. Pare el crono de mi cuenta en 04:48 horas, siendo el oficial de 05:05 horas (Bici + Pinchazo). Me baje de la bici flipado, y eso que por miedo a sufrir los problemas de calambres que he tenido toda la temporada no apreté nada en la bici, sacando 145 pp medias, mas bajas que un entreno.
Y ahora toca correr 42?, genial, no pasaba nada, estaba de subidon!!, Salí a correr con un tiempo total de 06:24 horas. Aquí me di cuenta que cabía la posibilidad de bajar de diez horas, pero para eso, tenia que correr a 5 min/km, algo bastante complicado para mi, pero bueno, había que intentarlo y así fue. Iban pasando los Kms y veía que no bajaba el ritmo, que podía, me veía bien, no me lo creía. Ya por el km 15 y llevaba una media de 5 min/km, brutal!!! Pase la media maratón en 01:45 h, y me vine arriba, ví que lo podía conseguir, el sueño ese de hace años, ese sueño de bajar de 10 horas. Iban pasando los kilómetros y seguía manteniendo el ritmo, pero en el km 27, se acabo, la pierna derecha me dice que no, que no puede seguir tan veloz!! Jeje, me paro unos segundos a estirar y venga, al lio, pero poco me dura, a los 800 metros, otra vez, llevo la pierna muy acalambra y se me sube la parte trasera del muslo. Aquí ya me di cuenta que no iba a poder ser, pero no pasaba nada porque estaba disfrutando como nunca, parece difícil pensar que se puede disfrutare en un Ironman, pero se puede y yo lo hice!!. Del km 28 hasta el final, poca historia, cada vez tenia que aumentar los tiempos de parada, pero ya no quedaba nada. Al final los últimos dos kilómetros los conseguí hacer seguidos para llegar a esa línea de meta que pocos minutos antes de la salida creí no poder CRUZAR!! Con un tiempo total de 10:14:39 horas. Lo logré, pero además lo logré disfrutando, que es para lo que entreno todos los días, para disfrutar, algo que esta temporada no se había dado en ninguna prueba anterior.

Cruzar la línea de meta del Iroman de Barcelona me ha llenado de animo y optimismo para seguir con este deporte, creo que me lo merecía este año, me tocaba. No he tenido la suerte de mi lado, quizás tenia entreno para rendir mas, no pude conseguir bajar de 10 horas, pero…, Me lo pase genial y se, y ahora si que lo se, que soy un Ironman de menos de 10 horas.

Y para terminar, como digo yo, “Lujo” llegar a la habitación de hotel, encender el móvil y encontrarte con 1.591 whatsapp de gente que ha estado pendiente de ti todo el día. Esto no me lo esperaba, pero me ha molado mil!!!

GRACIAS!!!!.



No hay comentarios:

Publicar un comentario