sábado, 1 de febrero de 2014

TEST DE INSENSIBILIDAD A LOS ALIMENTOS

Tras llevar mucho tiempo con problemas estomacales (hinchazon, dolor…) y sobre todo arrastrando una sensación de agotamiento general en periodos que se repiten cada 3 ó 4 semanas y se alargan hasta 6 – 7 días y tras ser aconsejado por un médico, me hice un “TEST DE INSENSIBILIDAD A LOS ALIMENTOS”.

¿Qué es esto?

El estudio de sensibilidad alimentaria es una prueba de laboratorio que nos permite medir los niveles de inmunoglobulina G especifica frente a alimentos diferentes.
A veces el cuerpo reacciona de forma agresiva, pero en otras ocasiones mas leves el cuerpo puede tender a la cronicidad en el caso de estimulo continuo de la reacción.
A través de una extracción de sangre se realiza un estudio en el que se valora la respuesta del cuerpo a casi 300 alimentos, carnes, pescados, frutas, verduras y todos los que os podáis imaginar. Cuando existe algún tipo de intolerancia los efectos negativos pueden ser muchos. Entre las manifestaciones clínicas mas frecuentes que presentan las personas sensibilizadas a ciertos alimentos se pueden destacar: retención de líquidos, cefaleas y migrañas, problemas estomacales, fatiga generalizada, dolores articulares, trastornos de piel (eccemas o urticarias), etc…
Tras realizar la analítica anteriormente comentada, en unos pocos días llego el resultado, que razón tenía el medico cuando tras realizarme la extracción me dijo “aprovecha a comer todo lo que te apetezca, que te quedan pocos días”
El resultado final del estudio ha sido: Intolerancia a: Maiz , Trigo, Leche de vaca, Levadura de Cerveza, Champiñones, Guisantes y Pistachos
La "Intolerancia" es a los alimentos citados y por supuestos a su derivados.
Los Champiñones, guisantes y pistachos, no me preocupan lo mas mínimo. el problema llega con todos los demás alimentos mencionados. La sensibilidad a la levadura de cerveza me hará privarme de esas cañas con limón que tanto me gusta tomar en verano sentado en una terracita, hablando con los colegas e intentando arreglar el mundo, pero sin duda, lo más complicado llega con la intolerancia al trigo, maíz y leche de vaca, para entender esto, sólo tenéis que pensar en algo que os guste comer cuando estáis de "antojo": Donuts, helados, tartas, pizza, hamburguesas, galletas de chocolate, un buen croissant a la plancha . . . . La verdad es que en el momento que me dieron los resultados la cosa no me parecía tan complicada, pero cuando vas al supermercado, te das de frente con la cruda realidad, se te cae el ojo viendo lo mucho y rico que no se puede comer y lo poco y "triste" que si se puede.
Ahora ya han pasado tres semanas y me he adaptado mejor de lo que pensaba, mi madre ha conseguido tras varios experimentos fallidos hacerme un pan con harina de escanda y bizcocho con harina de sarraceno y cacao puro, no es lo mismo que llevarse a la boca un bizcocho de "milred", "pero a falta de pan, buenas son tortas (de arroz)"